Mark Rothko

 

La Regla de San Benito nos propone un arte del bien vivir que está anclado en medio de los acontecimientos cotidianos, y en el que lo fundamental es guardar el corazón para poder ofrecer con entusiasmo lo que somos y lo que tenemos. Como dice tan bellamente el libro de los Proverbios: cuida tu corazón, y hallarás la fuente de la vida. Es ésta la gran pasión de nuestra vida. (De la homilía del día de San Benito)