El monasterio queda clausurado preventivamente por motivo del coronavirus, con lo cual, no habrá visitas turísticas (la tienda permanecerá abierta); no se reciben a huéspedes ni a peregrinos y tampoco habrá acceso al oratorio de los monjes, ni para la Misa ni para otros actos de culto.