Fluir en la vida cotidiana sin claudicar

Desde la metáfora del Bailarín y su Danza, Carlos Gutiérrez Cuartango, prior de nuestra comunidad, nos ofrece una hermosa reflexión sobre la libertad de vivir al ritmo del Espíritu de Dios, bajo el título: Fluir en la vida cotidiana sin claudicar, sin sucumbir. Este texto fue publicado en el Cuaderno Monográfico 2/2017/vol.122 de Vida Religiosa. Hoy lo compartimos contigo. ¡Qué lo disfrutes!

Para acceder al texto, pincha sobre el título:
Fluir en la vida cotidiana sin claudicar, sin sucumbir

4 comentarios en “Fluir en la vida cotidiana sin claudicar

  1. Mari Paz López Santos dijo:

    Gracias por compartir tanta sabiduría, de la sencilla, de la creativa, de la que hay que rumiar, sedimentar y dejar que cale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *