San Benito

San Benito | Abadía de Subiaco

En este día de su fiesta, podríamos preguntarnos si San Benito tiene algo que decirle hoy a nuestro tiempo. Creo que mucho. Su Regla propone un arte de vivir, cuyas intuiciones me parecen de gran actualidad: el realismo de su espiritualidad enraizada en la tierra; su convicción de que merece la pena creer y vivir en común; la orientación hacia la experiencia de Dios; su sensibilidad por la creación y la conciencia ecológica; el planteamiento de una ética de la economía; la pregunta por la alegría de vivir; etc. Todas éstas y otras son aportaciones del estilo de vida que San Benito sigue proponiendo al hombre del s. XXI. Una de sus intuiciones, es su visión optimista de la vida.

Estamos inmersos en una cultura del lamento. Sólo se ven los problemas y las ofensas. Las heridas de la historia de la propia vida, se convierten en una lente con la cual se interpreta toda palabra como una ofensa. En un clima de tanto lamento es imposible solucionar ningún problema. No se abre ninguna perspectiva de futuro. No surge esperanza alguna. El motivo de esta depresiva quejumbrosidad como sentimiento básico de nuestro tiempo es, según el filósofo Pascal Bruckner, el infantilismo y la ‘victimización’. El hombre del futuro es un gigantesco bebé que envejece, que tiene colocadas enormes expectativas en la sociedad pero que no está dispuesto a asumir responsabilidad por sí mismo y por este mundo. Existe una creciente actitud de sentirse siempre como víctima. La culpa la tienen siempre los demás. Es imposible que yo mismo tenga la culpa de mi miseria. Me siento víctima de mi educación, víctima de las circunstancias políticas y sociales, víctima de mi jefe. Es prefiere permanecer en la posición del querellante y acusar a quienes le hacen a uno la vida tan difícil. Pero no se quiere tomar la vida en las propias manos.

San Benito nos muestra un camino diferente. Con toda seguridad, la situación en tiempos de Benito era política y socialmente más difícil que la actual. Era el tiempo de la invasión de los bárbaros. Nuevos pueblos invadían Italia y devastaban los campos. El imperio romano se derrumbaba. La cultura de la antigüedad no tenía ya la fuerza para formar a los nuevos pueblos. Se produjo un vació espiritual. Las circunstancias económicas eran desastrosas. Ya no se tenía confianza de cultivar las tierras porque había que contar constantemente con la irrupción de una nueva ola de devastación que destruía las cosechas. También la Iglesia estaba escindida. La herejía arriana dividía a la Iglesia y le quitaba su vigor generador de unidad. En la época del ocaso del imperio romano, la Iglesia no era un lugar que brindara orientación y sostén.

En este mundo desgarrado y sin orientación, San Benito construyó un monasterio y escribió una regla para sus monjes. En su Regla no se percibe nada del desconsuelo reinante en su tiempo. Benito no se entretuvo lamentándose por estas circunstancias. Construyó una pequeña comunidad que podía vivir por sus propias fuerzas. Esta comunidad que intentaba convivir en paz tenía una irradiación saludable sobre los grupos enemistados que había en los alrededores. Benito creó un lugar de paz y de esperanza en medio de los desórdenes de su tiempo. El trabajo de este pequeño grupo tuvo una repercusión creadora de cultura para todo Occidente. Es esta la razón por la que es considerado Patrono de Europa.

Muchos son los que, en esta era de la globalización, piensan que ya no se puede cambiar nada. San Benito demostró que algunos hombres con ideas diferentes pueden generar un movimiento contrario; si recorren juntos un camino, ello tiene repercusiones en el mundo entero. Podemos ejercer una influencia en el desarrollo de los acontecimientos. Las ideas que manifestamos generan olas. El grupo que formamos tiene una irradiación. La cultura que creamos se hace visible en este mundo. Y si se la ve, tendrá también sus repercusiones. Benito edificó su monasterio sobre el monte. Quería ser visto. Aún habiendo predicado el camino de la humildad, no entendió ésta en el sentido de tener que ocultar la vida ante los demás.

Benito de Nursia intuyó que el camino espiritual que recorre cada uno es importante para el mundo entero. Todos estamos entrelazados. Una idea que se exterioriza produce su oleaje. El camino espiritual que transforma a un ser humano transforma a través suyo también a otros hombres que le salen al encuentro. Lo que hacen los monjes no es sólo para su deleite personal. Comprenden su camino espiritual siempre como un camino que se recorre en comunión con el mundo. A su manera asumen su responsabilidad por la situación del mundo. Se han retirado del mundo para transformar e iluminar desde dentro este mundo. Orientan sobre todo su atención a la transformación del propio corazón. Encaran sus pasiones y emociones. Al proteger su entorno de sus emociones negativas practican la protección ambiental espiritual. Los monjes confiaron en que, donde la luz vence a las tinieblas, todo el mundo se hace más luminoso. Siempre tuvieron en cuenta su responsabilidad por el mundo entero.

Se considera a San Benito como un hombre constructivo no porque los monjes hayan erigido muchas construcciones en su historia, sino porque el espíritu de Benito ha generado un clima de convivencia que opera en forma saludable y constructiva. Benito sabía que su comunidad no era perfecta. Era lo suficientemente sobrio para no rehuir los conflictos cotidianos. Pero confiaba en que una comunidad que admite y no rehúye las propias insuficiencias y está a la vez abierta al Espíritu de Jesús crea nuevas formas de vida que revisten importancia para el mundo entero.

Que San Benito, Padre de monjes, Patrono de Europa nos contagie su entusiasmo, su apuesta confiada por la vida, la convicción de que vivir con optimismo es algo tan sencillo como hacer lo que es humanamente posible, que siempre es mucho más de lo que podamos imaginar.

Un comentario en “San Benito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.