Fiesta del Prior / Día de la Comunidad

Deserto – Éxodo | Enrique Mirones, monje de Sobrado | 2002

Da la impresión de que a lo largo de los siglos nos hemos preocupado excesivamente por la pecaminosidad humana, cuando lo importante es que centremos nuestra atención en la Gracia de Dios, en su Amor incondicional e inmerecido. Necesitamos contemplar la creación como bendecida por su Creador, llena de gracia y de bendición. Es necesario recuperar una espiritualidad de la bendición original, referida al flujo continuo del amor y la energía de Dios sobre su creación; considerar que el gozo forma parte de la esencia de cada persona, recibida de un Dios que juega, que se goza, que da a luz, que celebra y siente pasión. Una espiritualidad que considera el amor, el juego, el placer y la celebración como parte de la Divina Bendición de la existencia.

Como cristianos y como monjes, somos llamados a prolongar esa acción del Dios que bendice y eso supone reconocer que su bendición nos conce­de vida, fecundi­dad, protección. Decir bendición es decir regalo, don gratuito, es ‘decir bien’, bienha­cer. Si prestamos atención a los creyentes bíblicos, veremos que ellos reaccionan habitualmente con una ‘bendi­ción ascendente’ que dirige hacia el Creador su alabanza y su acción de gracias. Al repetir insistente­mente a lo largo del día Bendito seas, Señor, Dios del universo por…, reconocen a Dios como origen de todo lo que existe, al mundo como un don a acoger y a los demás como hermanos con los que hay que participar del único banquete de la vida. Bendecir, significa revelar la última identidad de las cosas, su profunda interiori­dad. Los objetos, la actividad, el trabajo, las relaciones, el espesor de la vida, pueden volverse opacos y ser ocasión de desencuen­tro, pero la bendición consigue que la realidad se vuelva translú­ci­da: ilumina nuestra mirada y la hace llegar hasta Dios que es su origen.

La Eucaristía nació de la bendición y sigue siendo para nosotros la ocasión de convertir en bendición nuestra vida entera, de transformar nuestras situaciones de crisis, de ‘arrastrar’ hasta ella todo el peso de nuestro agradecimiento, todo lo que en nosotros y en toda la creación está llamado a convertirse en cántico, en un himno a su gloriosa generosidad.

Podemos construir comunión y sanar heridas no pronunciando palabras desagradables, sino palabras de bendición que crean comunión, que dan la bienvenida al extraño, que anulan distancias. Si supiéramos emplear adecuadamente las palabras, nos asombraríamos de lo poderosas que pueden ser, de los cambios o de los estancamientos que son capaces de generar. Hablar y dar ánimo con la palabra, alentar o reencauzar, suele resultar siempre constructivo y productivo en las relaciones humanas. No podemos controlar nuestros pensamientos si antes no controlamos nuestras palabras. Si éstas son armónicas, disuelven el caos; palabras cariñosas y alentadoras evitan discordias y ayudan a superar tensiones. Si quieres darte cuenta del poder de las palabras, observa la reacción que provocas con ellas. Las palabras bruscas, mordaces, irónicas, despectivas, descalificadoras de lo que los demás son o hacen, endurecen nuestro corazón y nos convierten en personas amenazadoras que, en vez de construir, destruyen las relaciones. En cambio, las palabras equilibradas, ecuánimes, afectivas, tranquilizadoras o motivadoras, ayudan a los que nos rodean y también a nosotros mismos a vivir, a aceptarnos, a comprendernos. Educarnos en y para las palabras constructivas, para los mensajes valientes y serenos, para un lenguaje que oriente nuestras mejoras personales y comunitarias, es una herramienta eficaz para allanar obstáculos y humanizar nuestro entorno.

Celebramos hoy con alegría y agradecimiento nuestra vocación cenobítica. Solamente Jesús Resucitado, que nos ha convocado en torno suyo, bendiciéndonos, es capaz de crear unidad y paz en medio de nuestra diversidad y singularidad. Jesús es la fuente de toda bendición. Él es nuestra Bendición. En este día de fiesta de la comunidad, damos gracias por los hermanos que celebran su onomástico, por todos y cada uno de los hermanos, ausentes y presentes, que son el regalo que Jesús nos ha concedido para recibir y vivir cada día la Bendición de Dios.

5 comentarios en “Fiesta del Prior / Día de la Comunidad

  1. Mane dijo:

    Felicidades querido prior en el día de su fiesta!!!!! Felicidades a los Carlos en su onomástica, y felicitar a todos en este día que será entrañable para toda la comunidad. Que paseis un día de verdad alegre, y divertodo!!! Un abrazo par todos

  2. vicenta rúa lage dijo:

    Deseo muchos, muchos, días felices, de paz y bien, para los Carlos y toda la comunidad. Y bendecir al Señor en vosotros, por vuestra acogida cariñosa, vuestro silencio, vuestra palabra, vuestra escucha, paciencia y generosidad… dentro de la humana pobreza abrazada. Graciñas, por este comentario vuestro, verdaderamente celebrativo, y que se ajusta tanto a mi, a una de esas partes de mi que, frecuentemente, me hacen parecer rara, bastante “perro verde”. Me siento comprendida y estimulada. Os envio muchas sonrisas enormes y abrazos del alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.