Abrirse a lo desconocido

Para dar paso al silencio tenemos que dejarlo todo. Nos parece que nos quedamos en silencio y no encontramos ahí nada, porque estamos esperando encontrar sensaciones, emociones e ideas. Soltando las sensaciones agradables y desagradables, las emociones positivas y negativas y toda clase de ideas o juicios, me abriré al silencio desconocido. Dejaré de dar realidad a ese mundo hecho de ideas y descubriré la realidad que me realiza en el silencio creador. Simplemente dejaré lo conocido para abrirme a lo desconocido.

No buscaré nada, porque todo lo que busque lo buscaré a través de ideas. No me esforzaré en nada, porque todo esfuerzo supone la idea de un yo que quiere afirmarse. Dejaré que las cosas sean lo que son, que las sensaciones aparezcan y desaparezcan en la superficie de mi conciencia, que los pensamientos atraviesen mi mente pensante. Y me mantendré sin nada, a la expectativa de lo real desconocido, despierto, alerta a este instante de conciencia lúcida. La plenitud está en lo real y lo real sólo aparece en este instante presente.

Escucho el silencio, y al escuchar se borran los pensamientos, los recuerdos, las experiencias pasadas y las deseadas para el futuro. Este silencio lo borra todo. Y el cristal de mi mente queda limpio, transparente para reflejar la luz. El silencio suaviza todas las estrías puntiagudas del psiquismo egocentrado, deshace todos los nudos emocionales haciendo desaparecer la angustia y la preocupación de la ambición y el miedo. Escucho el silencio y me descubro libre, libre desde dentro, libre para vivir la plenitud que soy.

Cuando ya no busco ninguna alegría en particular me encuentro con la alegría total, cuando ya no busco ninguna satisfacción, descubro la felicidad plena. La presencia de lo real se empieza a sentir en la paz de este silencio. Permanezco así, lúcido, escuchando, contemplando y el silencio se va creando y me va creando. Descubro esa plenitud desconocida en la quietud callada de mi conciencia despierta.

Consuelo Martín

7 comentarios en “Abrirse a lo desconocido

  1. ENRIQUE JAVIER DOMÍNGUEZ FERNÁNDEZ dijo:

    Gracias a la Comunidad de Sobrado, por regalarme cada día y en estos momentos, un texto tan bello, que me ayuda a reflexionar a y combatir el desánimo.

    Gracias

  2. Bea dijo:

    Todavía más difícil…. resulta bastante difícil llegar a este estado,increíble y sublime, en medio de nuestro cotidiano bullicio. Nos lleváis mucha ventaja….. bueno. Pero todo es intentarlo…. y acercarse. Muchas gracias.

  3. Manuel dijo:

    Como me ayuda el poder leer vuestro compartir, y mas ahora cuando tengo la gracia del cada día, muchas gracias queridos y recordados hermanos en Jesús el Señor.

  4. Mane dijo:

    Querida comunidad de Sobrado, muchas gracias por compartir estos preciosos textos. Me ayudan en el silencio a reflexionar sobre estos tiempos complicados que nos está tocando vivir.
    GRACIAS

Responder a ENRIQUE JAVIER DOMÍNGUEZ FERNÁNDEZ Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.