Ecce Homo

En calidad de huérfano nonato,
y en condición de eterno pordiosero,
aquí me tienes, Dios. Soy Blas de Otero,
que algunos llaman el mendigo ingrato.

Grima me da vivir, pasar el rato,
tanto valdría hacerme prisionero
de un sueño. Si es que vivo porque muero,
¿a qué viene ser hombre o garabato?

Escucha cómo estoy, Dios de las ruinas.
Hecho un Cristo, gritando en el vacío,
arrancando, con rabia, las espinas.

¡Piedad para este hombre abierto en frío!
¡Retira, oh Tú, tus manos asembrinas!
¡No sé quién eres tú siendo Dios mío!

Blas de Otero

Un comentario en “Ecce Homo

  1. Mane dijo:

    Tenemos miedo a la muerte y, la falta de sentido de esta, hace que le gritemos a Dios y, al.mismo tiempo le pedimos piedad, le hacemos preguntas…
    Pero también se que hay amor y esperanza para esta nuestra vida.
    Para una buena reflexion!!
    Querida comunidad cuidense. Quedaros en casita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.