Ganaos amigos que os reciban en las moradas eternas

 

“La oscuridad tiene su propia luz” | Corita Kent | 1983

QUIEN ES DE FIAR EN LO MENUDO
LO SERÁ TAMBIÉN EN LO IMPORTANTE

Nuestro relato evangélico comienza con el capítulo 16 de Lc.
Los trece versículos de hoy ponen de relieve varias sentencias:
La primera no parece dejar bien parados a los ¨hijos de la luz¨ cuando afirma que los hijos de las tinieblas son más sagaces que ellos y entre ellos a la hora de salir airosos en los casos que deben resolver.
Cabe preguntarse si eso es así por el hecho de ser de las tinieblas o de la luz, o por el impulso instintivo, que nos lleva a salir airosos cuando estamos en apuros y debemos capear el temporal: esquivarlo, afrontarlo; superarlo, eliminarlo.
Todo ladrón, todo criminal, todo malhechor ha de ser lo suficientemente avispado como para que no le ¨pesquen¨ fácilmente… De lo contrario, ya sabe que pronto verá el sol ¨a cuadros¨, es decir, entre rejas.
Cierto, todo ser humano, sea ¨hijo de la luz o de las tinieblas¨,
debe estar pronto y decidido a la hora de hacer frente a las dificultades, sobre todo, si se trata de ¨salvar el pellejo¨, o sea, cuando es cuestión de vida o muerte.

El administrador injusto es felicitado no por ser ¨injusto¨ sino por ser ingenioso, es decir, por ¨habérselas arreglado´ para que, una vez despedido, tuviera quien le acogiera en su casa:
Lo hizo, a costa del dueño e injustamente, cierto, pero seguro de que alguno de aquellos beneficiados le tendería una mano en su momento.
Jesús, le felicita por la rápida disposición en buscar una salida airosa.
Quiere esa actitud para el bien, para el Reino, para los hijos de la luz: Para que la pasión por el Reino de Dios haga que el ¨fuego traído a la Tierra se halle ardiendo´.

Le gustaría que los hijos de la luz se movieran también con soltura y presteza, pero dentro de la lógica del Reino, no de la mundana, en la que, por sistema comanda el egoísmo: ¨Lo mejor y lo primero, para mí, compañero¨ en vez de ¨Lo mejor y lo primero para mi compañero¨.
Tener una actitud oblativa hace que se saboree la vida.
El que ¨se¨ da encuentra más ¨sabor¨ en todo lo que hace, porque le parece más hondamente suya.

Ganar amigos… ¿con el dinero injusto?
La amistad no se ¨gana¨ con dinero o medios, económicos, sino con acogida personal: haciendo el bien, haciéndole mejor a la persona; en el fondo, dándose uno mismo en lo que hace o da, en clara sintonía amigable que fácilmente se torna simpatía.
Con la frecuencia y el tiempo, surgirá y crecerá la amistad en antiquísimas sociedades de ¨permuta¨, la adquisición de un bien se hacía intercambiándolo por otro:
De tiempo lejanísimo también, solemos hacerlo mediante el dinero, que es intercambiable con cualquier otro bien: se compra, se vende.
Al dinero, le ha caído la mala fama de su mal uso.
De ahí que en el evangelio se le llame injusto, no porque todo dinero lo sea, sino por estereotipo, por el frecuente mal uso.
En definitiva, viene a decir, ganaos amigos y las moradas eternas con los medios con que contáis. Lo dice sabiendo que somos más previsores para las cosas del mundo que para las espirituales.
Preparemos el futuro con los bienes presentes.

Crecer en ¨confiabilidad¨ para con nosotros, ejercitándonos en las cosas pequeñas.
Es fácil hacerlo en lo menudo.
Hacerlo es prepararse para cosas mayores.
Y hacerlo gratuitamente sin ánimo de ascenso calculado en la carrera, evita la ambición arribista.
Es hermoso comprobar que el Señor se fía de nosotros…
Eso nos hace crecer en confianza en nosotros mismos y avanzar en la responsabilidad que pide cuanto nos han sido encomendado.

GANAR ALMAS
PARA LAS MORADAS ETERNAS
IMPLICA QUE HAYAN ENTRADO
EN NUESTRAS VIDAS SIN LLAMAR
POR LA PUERTA DE LA CONFIANZA
Y DE LA DISPONIBILIDAD

***

CIERTAMENTE
LOS HIJOS DE ESTE MUNDO
pueden ser
MÁS SAGACES CON SU GENTE
que los
HIJOS DE LA LUZ
QUE EN NUESTRO CASO NO LO SEAN

3 comentarios en “Ganaos amigos que os reciban en las moradas eternas

  1. Beatriz dijo:

    Desde luego, además esas sentencias de Jesús se ven con total claridad en determinados ámbitos, como por ejemplo. el jurídico ; lo verifica la jurisprudencia.
    Y Él mismo lo sufrió en su propia carne. Dice Merton en el camino monástico “ Cristo nuestro Señor, el santo de los santos, fue criticado como borracho y glotón por los hombres piadosos de Israel y terminó por ser condenado a muerte por blasfemo, porque se llamaba a sí mismo Hijo de Dios…y, sin embargo, era “el Hijo Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad “.
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.