¡Ven, hermosa corona de alegría, no tardes!

Johann Sebastian Bach – Cantata BWV 61 para el primer domingo de Adviento “Nun komm, der Heiden Heiland” (Ven, Salvador de los gentiles)

Primera presentación: diciembre de 1714
Texto: Erdmann Neumeister 1714. 1: Martín Lutero, 1524. 4: Apocalipsis 3,20. 6: Philipp Nicolai, 1599
Solistas: Soprano, tenor y bajo. Coro, violines I/II, viola I/II, violonchelo, fagot y continuo.

Zsuzsi Tóth, soprano
Nicholas Mulroy, tenor
Peter Harvey, bajo
Coro y orquesta de la Netherlands Bach Society
Director: Jos van Veldhoven
Grabación: 30 de noviembre de 2013 en la iglesia Walloon (Amsterdam) Sigue leyendo

Con respeto humilde y amorosa atención

Obra de Silvidal Fila

Hoy comenzamos el Adviento y, con él, un nuevo año litúrgico. Los elementos de este tiempo litúrgico están detalladamente estudiados y ensamblados para mantener alerta la expectativa de la novedad y para producir un clima propicio a la venida de Dios-con-nosotros, porque a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del hombre.

También en nuestra vida, como en el evangelio que se nos ha proclamado, hay signos aparatosos que nos perturban, que nos inquietan, señales amenazantes que dolorosamente nos angustian o incluso realidades cotidianas de la vida que no acabamos de digerir. Desearíamos despertar como de un sueño y caer de repente en la cuenta, ante la realidad que tenemos delante, de que las cosas no son porque sí, que tienen un sentido. Pero, raramente se nos aparece un ángel para aclararnos el sentido de lo que nos pasa. Lo que más corrientemente sucede, es que seguimos adelante, a oscuras, aceptando la incomprensión de lo que nos ocurre, y así vamos acumulando cansancio y cosechando escepticismo. Sigue leyendo

El ángel del Adviento

Ángel de Berlín | Lourdes Castro | Capela do Rato, Lisboa

El ángel de la atención es afín al ángel de la lentitud. La atención, el cuidado, es hoy una actitud preferida de los autores espirituales. Thich Nhat Hanh, el monje budista de Vietnam, habla a menudo de atención, del arte de vivir atentamente. Para él, toda la sabiduría del budismo consiste en hacer fluir a cada tarea diaria la energía de la atención. Ya de monje joven aprendió a hacerlo todo con cuidado. Su ascesis y ejercicio cotidiano consistía en estar atento a todo: respirar, andar, limpiar, lavarse las manos, «El agua fluye a las manos. Quiero usarla con cuidado para conservar nuestro hermoso planeta».

La palabra atención implica fijarse, tener cuidado. Y guarda relación con la vigilancia. Quien atiende a la respiración, quien da sus pasos atentamente, quien toma la cuchara con cuidado quien está en lo que hace, se muestra vigilante, despierto. Buda es «el Despierto». Y Buda afirma que muchos viven soñolientos; no advierten lo que hacen. Se forjan ilusiones sobre su vida, pero no están en contacto con la vida real. La atención quiere ponernos en contacto con las cosas, con las personas. Sigue leyendo

Solemnidad de Cristo Rey

Cruz del Oratorio del Monasterio de Sobrado (det.) | Xaime Lamas, monje de Sobrado

Cristo ayer y hoy
Principio y fin
Alfa y Omega
Suyo es el tiempo
Y la eternidad
A Él la gloria y el poder
Por los siglos de los siglos.

Los hijos de la Pascua podemos proclamar bien alto a los cuatro vientos que nuestro Señor es el punto en el que confluyen el presente, el pasado y el futuro, porque en Él quiso Dios que residiera toda la plenitud. Y por Él quiso reconciliar todos los seres: los del cielo y los de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz.

 Qué paradójico resulta acabar el año litúrgico presenciando a un Rey de burla, humillado y mofado por sus enemigos. Escándalo y locura para los hombres de todos los tiempos, pero para los que creemos en Él, fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Sigue leyendo

Comunidad pobre, orante y fraterna

Bendición del oratorio y dedicación del altar | 1987.11.13

Hace hoy 35 años que consagramos el altar y bendijimos este oratorio en el que nos encontramos. Esta fiesta nos invita al agradecimiento por el misterio de nuestra comunidad, por cada uno de los hermanos presentes y también de los que ya no están, piedras vivas de esta iglesia monástica de Santa María de Sobrado. Mis palabras quieren ser hoy un homenaje a Salvador, que este año ya no puede celebrar con nosotros esta fiesta.

La refundación actual nació con el ideal de ser una comunidad simplificada: pobre, orante y fraterna. Quienes desde entonces nos hemos sentido seducidos por el estilo de la comunidad, no solo acogemos entrañablemente este lema, sino que nos compenetramos con él.

Pobre, lo primero que nos suscita es: bienaventurados los pobres en el espíritu porque de ellos es el reino de los cielos (Mt. 5, 1). A quienes convoca Jesús es a los pobres. Los que integramos la comunidad nos reconocemos pobres. ¿Qué significa ser conscientes de que somos pobres? Hay un proverbio árabe que dice que uno no es pobre por lo que deja sino por lo que es. Este despertar a la pobreza personal, interior, es la cuna de una insatisfacción, de una inquietud, que nos convierte en buscadores. Sigue leyendo

¿Qué sucede después de que morimos?

 

A medida que avanzamos hacia el final del año, vemos las señales a nuestro alrededor: los días se hacen más cortos y más fríos, y las hojas se caen de los árboles. También estamos llegando al final del año litúrgico de la Iglesia y la liturgia enfoca nuestra atención en el final de la vida y lo que sucede después de la muerte. Y estamos en el mes de noviembre, cuando tradicionalmente recordamos a los fieles difuntos.

Entonces, ¿qué sucede después de que morimos? Las lecturas que hemos escuchado hoy hacen referencia a dos temas: 1) la relación entre nuestra vida en la tierra y el juicio que recibiremos después de la muerte y 2) la resurrección de los muertos. Como sabemos, Jesús predicó y enseñó sobre la resurrección y el juicio, pero no eran enseñanzas nuevas. Al menos algunos de los judíos ya creían tanto en el juicio de Dios como en la resurrección de los muertos. Sigue leyendo

Día de la Comunidad

Celebramos hoy con alegría y agradecimiento nuestra vocación cenobítica. Jesús nos ha convocado en torno suyo, para crear unidad y paz en medio de nuestra diversidad y singularidad. Con frecuencia, falsas expectativas, maneras erróneas de concebir la vida en común, son un serio obstáculo para poder vivir la experiencia de la comunidad como un lugar de trascendencia. Detectarlas, pueden ayudarnos a progresar en la llamada de Jesús a seguirle como monjes cenobitas:

Una falsa expectativa es creer que en la comunidad podemos encontrar la felicidad absoluta y todo tipo de gratificación. La comunidad es una realidad conflictiva. Es comunidad de Jesús no cuando carece de problemas, sino cuando los afronta con espíritu evangélico: cuando no asume actitudes fatalistas de resignación pasiva; cuando renuncia a la actitud infantil de negar la realidad; cuando rechaza el comportamiento milagrero que espera soluciones fáciles, mágicas e inmediatas. Sigue leyendo

Tu debilidad es el lugar de mi fuerza

Wim Wenders, extracto de la película “Pina” (2011) | Bailarines: Clémentine Deluy y Damiano Ottavio Bigi

Mirando nuestras vidas, podemos concluir precipitadamente que la santidad no es para nosotros, está reservada para gente especial que manifiesta una grandeza de alma fuera de lo común. Posiblemente estará hechos de una pasta distinta y nosotros no hemos tenido esa suerte. Por más que lo intentemos, repetidamente volvemos a fallar en nuestro programa de santidad. ¡Cómo nos gustaría erradicar los obstáculos donde continuamente tropezamos! Esto tipo de pensamientos nos está señalando que asociamos la santidad a la impecabilidad moral. Y eso es completamente contrario al Evangelio. Para Jesús, la santidad, un corazón humanizado, solo puede nacer en la experiencia del encuentro de nuestra fragilidad con el amor incondicional de Dios. La santidad es un camino de pobreza, es para los que fallan muchas veces. Los que se instalan en su impecabilidad, difícilmente podrán experimentar el amor compasivo de Dios, que es lo que puede llenar el nuestro de amor por todo y por todos. La búsqueda de la impecabilidad moral es lo propio de los fariseos, que se pasan la vida mirándose al espejo de la autosuficiencia, y que se sirven de la Ley como instrumento de exclusión. Sigue leyendo

Nos has hecho para ti

People in Trees | Mikola Gnisyuk | 1964

Zaqueo, además del personaje identificado en el evangelio de Lucas como jefe de publicanos y rico, es una figura que simboliza a los buscadores. Zaqueo está en búsqueda, trata de ver quien es Jesús, la multitud y su baja estatura no le facilitan la vida, pero él no desiste y supera el obstáculo subiéndose a un sicómoro.

¿Qué es lo que mueve Zaqueo? Supongo que una honda insatisfacción con lo que vive. El relato nos permite intuir que él desea un cambio, que hay algo que ya se está moviendo en su corazón. La insatisfacción puede ser vivida como algo paralizante, cuando no es más que una suma de quejas, haciendo del entorno, de la suerte o de los demás, los responsables de nuestra infelicidad. Pero hay otra forma, mucho más fecunda, de vivir la insatisfacción: cuando la transformamos en motor para una búsqueda, porque nos damos cuenta de que su causa está dentro y no fuera de nosotros. Sigue leyendo

Dios es así: amor y perdón

Parábola del publicano y el fariseo | Estudio de Rembrandt | 1645-1655

Hoy se nos presenta una grave lección evangélica: Un hombre arrepentido es más agradable a los ojos de Dios que un orgulloso que se cree justo. Nosotros nos dirigimos a un Dios de los desesperados y hace justicia a los que se creían sin derecho alguno a ella, como los huérfanos, y las viudas, a los que escucha cuando se dirigen a Él pidiendo justicia. Esto es así incluso a nivel humano, pues el niño pequeño, enfermo o discapacitado, recibe de sus padres un amor y cuidado más estrecho. Si esto es así, ¿Cómo no será grande el cuidado de Dios para con los pobres, los pequeños y los pecadores?

Esto nos tiene que llevar a preguntarnos ¿a quién se dirige nuestro amor? ¿Quiénes son nuestros predilectos? Sigue leyendo