Tibhirine – Hermano Paul

Paul Favre-Miville, que más tarde será el hermano Paul, nació el 17 de abril de 1939 en Vinzier (Haute-Savoie). Hasta 1984 ejerce el oficio de fontanero. Después entra en la Abadía de Tamié en la región de Savoie donde comienza su noviciado. En 1989 decide trasladarse a la comunidad del Atlas en Tibhirine. Se congratulará por encontrar allí una pequeña comunidad viviendo la solidaridad entre creyentes de otra religión y que comparte las mismas preocupaciones de la vida cotidiana. Pondrá sus habilidades al servicio del monasterio instalando un sistema de regadío para garantizar las plantaciones. El 20 de agosto de 1991, pronuncia sus votos definitivos confirmando su deseo de hacer más profunda su fe en ese país.

 “Desde el principio de mi llegada a Tibhirine me regocijé por ver esta pequeña comunidad vivir calurosamente en medio de otros creyentes, siendo solidarios con ellos y reconociendo en ellos a los hijos del mismo padre”.

Paul es el tercer hijo de una familia de cuatro. Hasta su entrada en 1984 en la abadía de Tamié (Saboya) vive en el pequeño pueblo de Bonnevaux, en el valle de Abondance, lugar de residencia de sus padres. En este pueblo de media montaña la gente practica la agricultura, la artesanía o el pequeño comercio.

Su padre ejerce como herrador y herrero. Su madre lleva el negocio familiar abierto a principios de siglo: bistró, estanco, restaurante para trabajadores en ciertos momentos. Era un lugar de encuentros, de intercambios, de convivencia. Sus padres le transmitieron rigor, sentido de responsabilidad, espíritu crítico y también la alegría de vivir y la dulzura. Sigue leyendo

Tibhirine – Hermano Célestin

Nacido el 29 de julio de 1933 en Touvois (Loire-Atlantique), entró en el monasterio de Bellefontaine el 19 de julio de 1983. Era sacerdote desde el 17 de diciembre de 1960, habiendo ejercido su ministerio en las calles. Llegó al Atlas en 1987 e hizo su profesión solemne el 1 de mayo de 1989. Era el cantor.

Hermano Célestin Ringeard, monje de Notre Dame del Atlas en Tibhirine:

… “¡Los lazos humanos son algo único, incluso divino, y en los que creemos desde la venida histórica de Dios a nuestra tierra, en Jesús de Nazaret! ¡INAUDITA esta Fe qué es nuestra, y que sin embargo debe misteriosamente permanecer “abierta” a nuestros hermanos humanos: musulmanes [terroristas o no], budistas, descreídos, o ateos convencidos! … Pero sé que les vuelvo a decir esto a personas que personalmente ya han hecho un largo camino hacia este Dios único y santo que nos atrae a él día tras día, al Gran DÍA del encuentro con él, por este dulce hermano mayor que es Jesús que ha entrado primero en este Templo maravilloso y eterno…” (Extracto de una carta a dos amigos, del 13 de marzo de 1994 [¡después de la “visita” de Navidad de 1993!])

Las circunstancias de su nacimiento fueron difíciles; en efecto, una tuberculosis había sido detectada seis meses antes a su padre, que se llamaba también Célestin. Y la muerte del padre llegó el 8 de septiembre, solo seis semanas después del nacimiento.

Para prevenir cualquier riesgo de contagio, el recién nacido junto a su hermano Michel, que entonces tenía tres años, debieron alejarse de su madre, Marie (nacida Boucard) que vivió dolorosamente esta separación, aunque pudo quedarse con su hija mayor, Madeleine (hoy fallecida), que entonces tenía cinco años. Célestin fue dado a una nodriza, Bertine, una mujer sencilla que espontáneamente se había propuesto y a la que Célestin guardó siempre mucho afecto, hasta que pudo volver con su madre. Sigue leyendo

Inmaculada Concepción

Escultura de Jon Helip

En el jardín primordial encontramos un bello mito sobre la armonía entre toda la creación y de ésta con su Creador. Hombre y mujer estaban desnudos ante sí, ante Dios y ante todas las creaturas, y no sentían vergüenza. Todo fluye en una unidad sin fisuras, sostenida por la escucha de la voz de Dios. Pero es también en ese jardín mítico que se dibuja la primera separación: el Hombre interrumpe la escucha, se encierra en su autosuficiencia, siente miedo y se esconde. Cuanto más nos encerramos, más miedo sentimos, y tenemos necesidad de cubrirnos y de protegernos. La desnudez se convierte en amenaza. Nacemos frágiles, absolutamente dependientes, expuestos al amor y a la agresión; crecemos ambivalentes, entre la entrega y la protección. Vivimos atravesados por una fractura: deseamos el amor y, a la vez, nos protegemos del amor. Amar es ser vulnerable (C.S. Lewis). Tememos la desnudez de la vulnerabilidad.

«¿Dónde estás?» (Gn 3,9) – es la llamada que Dios sigue haciendo a cada ser humano, fracturado, escondido de sí mismo, desconectado de su corazón. Traemos dentro de nosotros el eco, más o menos amortiguado, de esta pregunta: «¿Dónde estás?» Escondidos, atemorizados, distraídos en tantos quehaceres, corazón y mente ocupados como se todo en la vida dependiese de nosotros, consumidores continuos de imágenes y de le palabrería, vamos sofocando esta pregunta dentro de nosotros – una forma de autoexilio. Hemos perdido el rumbo hacia nuestra propia casa.

«Dónde estás?» – llama, una y otra vez, sin cansarse. Podemos leer la historia bíblica bajo la clave de esta llamada. Como dice San Bernardo: «Podemos buscarte y encontrarte, mas no adelantarnos a ti». La iniciativa del encuentro es siempre de Dios. En la plenitud de los tiempos, el Hijo de Dios viene al encuentro de la humanidad herida. Su vida puede ser leída como la encarnación de esta llamada: «¿Dónde estás?» Sigue leyendo

Tibhirine – Hermano Christophe

“Nacer (la esperanza que me llega)
contigo todo comienza finalmente
el ayer está asignado, el hoy está libre
en la apertura se dibuja un porvenir de luz
tu semejanza me atrae
dentro de tu pascua me he deslizado
y me entrego totalmente a tu vida
tu resurrección me invade
por ti se actualiza el don
y todo se eterniza en alegría”

Christophe nació el 11 de octubre de 1950 en Blois (Loir-et-Cher). Entra en el monasterio de Tamié el 1 de noviembre de 1974. Hace la profesión solemne el 1 de noviembre de 1980. Apasionado de Dios y de los hombres, exigente, su camino no es fácil, pero ama la vida.

Escritor infatigable, guitarrista de corazón, poeta a todas horas, siempre estaba del lado de los pobres y marginados” (Dom Bernardo Olivera, abad general)

Llegado al Atlas en 1987, es ordenado sacerdote el 1 de enero de 1990. Es maestro de novicios y suprior. Está encargado de la liturgia y del jardín con el hermano Paul. En el jardín es el primer lugar donde vive el evangelio de la amistad y el diálogo con sus hermanos musulmanes.

 “Habitamos juntos una tierra de esperanza. La trabajamos. Somos los habitantes de tu casa. Vivimos allí. Rezamos allí. Permanecemos allí hasta la hora de morir. Juntos, habitamos tu mano. De esta felicidad abierta, ¿quién podría desalojarnos?” (Diario del Hermano Christophe: 07/05/1995) Sigue leyendo

Tibhirine – Hermano Michel

Michel Fleury nació el 21 de mayo de 1944 en Cotteret, pequeño pueblo de Sainte-Anne-sur-Brivet, en el departemento de Loire-Atlantique.

Su padre, François, que era agricultor, y su madre, Augustine, tenían otros dos hijos: Louis, un año mayor que Michel y Marie-France tres años menor.

Michel vivió en la granja paterna hasta la edad de 14 años, compartiendo su tiempo entre las faenas del campo y el cuidado de los animales de la granja, siguiendo además los cursos de la escuela primaria en Pont-Château. Su vida cristiana transcurría en la parroquia de Pont-Château, muy cerca, de hecho, de la granja familiar. De los 14 años a los 17, comenzó a seguir los cursos de agricultura como su hermano mayor.

Es entonces, con 17 años, cuando se abre a su madre y le expresa su deseo de hacerse sacerdote. Lo que le llevará a una casa de formación adecuada, llamada “seminario para vocaciones tardías” (la edad habitual de entrada para los jóvenes que han expresado su deseo de convertirse en sacerdote coincide entonces con la entrada en la “secundaria”, hacia 11 o 12 años). Se une así al seminario de La Flocellière (Vendée) donde permanece desde 1961 hasta 1966.

En 1966 entra en el Seminario Mayor de Nantes donde cursa la formación entre 1966 y 1970. Después de dos años de estudios, en 1968-1969, realiza un periodo de trabajo previsto en el marco de esta formación; este periodo, realizado en la empresa metalúrgica “Joseph Paris” en Nantes (Chantenay), será muy importante para la posterior evolución de Michel. En efecto, al acabar otro año de Seminario, considera que para él es preferible una nueva orientación.

Durante el periodo de trabajo que vivió en 1968-69, Michel decide entrar como “hermano”, en septiembre de 1971 en el Instituto del Prado (fundado en el siglo XIX por el P. Chevrier), que ahora le pondrá en contacto con el “mundo obrero”, incluidos muchos trabajadores del Magreb. Primero es integrado en la fraternidad de Lyon dónde progresivamente va conociendo: la “casa social” del barrio, un equipo de JOC… Sigue leyendo

Tibhirine – Hermano Luc

Paul Dochier, que se convertirá en el  Hermano Luc en religión, nació el 31 de enero de 1914 en Bourg de Péage en la región de la Drôme. Tiene una hermana y un hermano.

Después de sus estudios de medicina hace su servicio militar en Marruecos y más tarde entra en la abadía de Aiguebelle como hermano converso, estado en el que deseará permanecer durante toda su vida.

En 1943 parte como prisionero voluntario a Alemania para reemplazar a un padre de familia.

Una vez vuelto a Aiguebelle, se incorpora a la comunidad de Tibhirine en 1946 y, rápidamente, se le pide que abra un dispensario para atender a la población de los alrededores; salvo cortos periodos de ausencia, lo mantendrá hasta el final, a pesar de un físico cada vez más deteriorado.

Durante la guerra de independencia en 1959, es secuestrado una primera vez con otro hermano de comunidad.

Estimado y respetado por todos, atiende a casi un centenar de enfermos cada día y tiene un gran lugar en la comunidad gracias a su sabiduría y su humor.

Todavía estamos vivos. Así que tengo más de 80 (…) A mi edad, tengo que ver los acontecimientos de mi existencia sin amargura. Todos los días caminamos hacia el aniversario de nuestra muerte. En la superficie de nuestra vida, los acontecimientos se suceden como las olas, que ni modifican la profundidad del mar ni el sentido de nuestra vida, que siempre debe ser un camino hacia Dios. A los 80 años, atravesamos un umbral lleno de misterios donde, como dice el Eclesiastés, las canciones son silenciosas, donde hay miedos en el camino. Pero la Misericordia de Dios es infinita e inmenso su Amor. Por lo tanto se debe llegar sin temor a la otra orilla. Si no muero de muerte violenta, sino de enfermedad, querría que en mis últimos momentos se me leyera una página del Evangelio: el hijo pródigo. El que va hacia su Padre que le abre sus brazos… y que se me diera a beber una copa de champagne para decir adiós a la tierra, que es muy bella y a la que he amado tanto”. (Carta a la familia, 12 de febrero de 1994) Sigue leyendo

Tibhirine – Hermano Bruno

Nacido el 1 de marzo de 1930 en Saint-Maixent (Deux-Sèvres), entró en el monasterio de Bellefontaine en 1 de marzo de 1981, siendo ya sacerdote desde el 2 de abril de 1956. Llegó al monasterio de Notre-Dame del Atlas en 1989 e hizo la profesión solemne el 21 de marzo de 1990. Superior desde 1991 de la casa anexa de Notre Dame del Atlas en Fez (Marruecos), estaba en Tibhirine en el momento del secuestro porque había vuelto al Monasterio para la elección de prior prevista para el 31 de marzo de 1996.

Es ordenado sacerdote el 2 de abril de 1956, en la Colegiata de St Maixent, por Monseñor de la Chanonie, obispo de Clermont-Ferrand.

Entre 1956 y 1980 es profesor, más tarde superior (nombramiento de 8 de agosto de 1965) en el Collège Saint-Charles en Thouars:

“Predomina en mí, lo digo con toda sencillez, la alegría de mi sacerdocio, la alegría de servir al Señor, que es el único amor de mi vida, en haber servido a tantos niños y jóvenes. No olvidaré mis clases de francés, de ciencias naturales y de trabajos manuales, tantas horas de catequesis, todo el tiempo dedicado a la preparación de las primeras comuniones y profesiones de fe y confirmaciones. No olvidaré todo lo que he recibido de unos y de otros, a lo largo de todos estos días” (Discurso de despedida en el colegio St Charles, finales de junio de 1980).

Este fue su único ministerio. A pesar de esto no se definía como un intelectual:   

“Amo el estudio… moderadamente. Ni filósofo, ni teólogo, mis preferencias van hacia la liturgia y las obras de espiritualidad y a la historia religiosa, sin una particular competencia, si no es en el cultivo de la flores… El trabajo manual es una necesidad fuertemente sentida para la reflexión y la oración”. Sigue leyendo

Tibhirine – Hermano Christian

El 21 de mayo de 1996, siete monjes cistercienses fueron asesinados en Argelia. Su muerte conmocionó a la comunidad internacional. El testamento espiritual del hermano Christian de Chergé es considerado hoy como uno de los grandes textos del siglo XX. Esta pequeña comunidad del Atlas, que vivía en proximidad con sus vecinos argelinos, vivió hasta el final la amistad y la fidelidad a una vida monástica radicada en tierra del Islam. Lo que hizo vivir a esta comunidad continúa inspirando a muchos hombres y mujeres de hoy, de toda condición, que aspiran a vivir esta fraternidad que los siete hermanos firmaron con sus vidas.

El día 8 de diciembre serán beatificados juntamente con 12 mártires más en la Basílica de Santa Cruz en Oran, en Argelia. A lo largo de los próximos días publicaremos algunos datos de la biografía de cada uno de los hermanos y algunos de sus escritos.

Hermano Christian

Nacido el 18 de enero de 1937 en Colmar (Haut-Rhin), entró en el monasterio del Atlas (Argelia) el 20 de agosto de 1969, siendo sacerdote (había sido ordenado el 21 de marzo de 1964). Hizo su noviciado en Aiguebelle (Francia) y su profesión solemne en el Atlas el 1 de octubre de 1976. Era prior titular del Atlas desde 1984. Estudió en Roma de 1972 a 1974 y estaba muy comprometido en el diálogo interreligioso. Su Testamento, descubierto después de su muerte, pero redactado un año antes, ya está considerado como un clásico de la literatura religiosa moderna.

El 6 de octubre de 1956, con 19 años, Christian entra en el Séminaire des Carmes de Paris. En 1958 debe interrumpir sus estudios en el seminario cuando su promoción es llamada a realizar el servicio militar. En julio de 1959, parte hacia Argelia como oficial SAS (Secciones Administrativas especializadas, cuya misión inmediata consiste en restablecer el contacto con la población y reactivar la Administración bajo todas sus formas). Se centra concretamente en el área de Tiaret con el Coronel Lalande. Sigue leyendo

Con un corazón de niño

Fotografía de Miroslav Georgijević

Despertad, vigilad, mirad – así somos convocados para iniciar el tiempo de Adviento. Viene el Mesías – ya está llamando a nuestra puerta – viene Aquel que siempre está presente, Aquel que hace de cada uno de nosotros su morada. Despertemos de la somnolencia, levantemos la mirada más allá de nuestro pequeño mundo conocido, conectemos con el anhelo más profundo de nuestro corazón, abrámonos a lo inesperado de la Vida como un niño que abre un nuevo regalo, permitámonos soñar y no nos entreguemos a la argumentación gris de la resignación.

La persona que se haya encerrado y endurecido en su yo, se aferra a lo ya adquirido, tanto interior como exteriormente, y sufre con cualquier cambio. Ve que sus posiciones objetivas están continuamente amenazadas; y sufre con todo lo que pueda contradecir las opiniones que se ha formado. En todo cuanto emprende o piensa, parte de conceptos fijos sobre la realidad, sobre lo que ésta es o debe ser. Por último, sólo reconoce lo que es comprensible e indiscutiblemente perfecto. Por eso siempre tiene que clasificar, ordenar, catalogar y mejorar.

Tenemos tanto miedo que nos cuesta levantar la mirada más allá de nuestro pequeño jardín privado. Nos irritamos ante lo que en la comunidad no concuerda con la representación que nos hemos formado. Proyectamos nuestra forma en todo, como si fuéramos la medida de todas las cosas. Tenemos tanto miedo que nos cuesta confiar, porque la fe y la confianza se dan justamente allí donde el yo renuncia a querer explicar y comprender todo. Tenemos tanto miedo que tampoco podemos saber que la vida tiene un sentido más allá del sentido y del sinsentido aparentes, y que no podremos presentir este sentido hasta que no hayamos comprobado que una vida construida en base a un sentido racional y egocéntrico es un fracaso. Sigue leyendo

La realeza de Jesús

Iglesia del Santo Sepulcro | Torres del Río (Navarra)

La celebración de la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, cierra el Año Litúrgico en el que se ha meditado sobre todo el misterio de su vida, su predicación y el anuncio del Reino de Dios. La Solemnidad de Cristo Rey fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de diciembre de 1925. El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey, frente al problema de ese momento que era el laicismo, contra el que la misma encíclica proclamaba el Reinado de Cristo. Reinado en los corazones de los fieles, de los hombres, y en la sociedad y más aún en el universo. La realeza que Cristo asume es una realeza de servicio. Ese es el mensaje fundamental que Jesús vino a traer al mundo: Es conocida su declaración en Nazareth cuando se aplica a sí mismo la profecía de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido y me ha enviado a anunciar a los pobres la Buena Nueva, a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”. No he venido a ser servido sino a servir. Mi alimento es hacer la voluntad del Padre, que no quiere que lo que me ha dado se pierda, sino que lo resucite en el último día”… etc. Sigue leyendo