Tercera “andaina”

Día diecisiete del mes de Agosto, fecha programada para la tercera (y última) “andaina” por las tierras del Cister, en Sobrado, organizada por el Ayuntamiento.

A pesar de las poco favorables predicciones meteorológicas, treinta y ocho personas iniciaron la ruta en la plaza, pasadas ya las diez de la mañana.

Como siempre, Juan, encargado de diseñar la ruta, se encargó, también, de coordinar el grupo.

En la laguna tomamos la ruta, señalizada como PR-G 235, hacia la Pena Moura. Seguimos, pasando por Bustomaior, hasta alcanzar el punto más alto de la provincia, después de más de dos horas de marcha. Sigue leyendo

San Bernardo

Timothy Schmalz | Cristo mendicante

Se establece contacto entre dos personas cuando el mensaje incide sobre la verdad, y lo que esa verdad tiene de interioridad en la existencia. Por eso, en este día de su fiesta, voy a intentar que Bernardo, a través de sus escritos, hable de su verdad, y quizás sea ésta la mejor forma de entrar en contacto con él, y de que su existencia vivida desde la fe, nos hable a la interioridad de la nuestra.

Bernardo es un hombre polémico y contradictorio. Tiene una personalidad arrolladora. Por una parte: confianza en sí mismo, autonomía, libertad con relación al medio ambiente, capacidad de decisión, conciencia de sus límites, facultad para interesarse por causas y problemas ajenos… Por otra, y en contraste: temperamento agresivo y dominante, ironía y sarcasmo, confunde la Voluntad de Dios con su propia voluntad, errores históricos, abuso de prestigio y de influencia, fracasos y humillaciones públicas… Así es como Bernardo nos enseña que se puede ser un hombre de Dios sin dejar de ser un hombre. Sigue leyendo

Quietud

Los que aspiran a ser monjes vienen buscando, entre otras muchas cosas, tranquilidad y paz. Tienen bastante claro en qué consiste esa serenidad: fundamentalmente en una ausencia de problemas y conflictos. Conscientes de la pesada carga que supone soportarse a uno mismo, su deseo va en la línea de deshacerse de semejante agitación.

Esta agitación es un conglomerado de tendencias, necesidades, pulsiones, expectativas, pretensiones, proyectos, fantasías, temores, susceptibilidades, preocupaciones y deseos, en definitiva, de relaciones diversas y contradictorias entre sí, que producen un sentimiento profundo de división y dispersión. Uno sólo quiere deshacerse de esta situación caótica. Con ello ya se está afirmando que la agitación es un síntoma claro de la disposición existencial a la transformación interior porque supone un reconocimiento, muchas veces implícito, de que los recursos utilizados hasta la fecha no eran eficaces. Algo parecido a como si la inquietud gritase suplicante la presencia inminente de la quietud.

Esta situación lanza a la búsqueda de una forma distinta de vivir, de afrontar la realidad. Pero el problema surge cuando al no conocer la naturaleza del caos, ni tampoco el camino que conduce a la consecución de su deseo de aquietamiento, los instrumentos que el monasterio les ofrece para poner orden en todo ello, son a menudo utilizados para conseguir una paz inmediata, que es ausencia de conflicto.        Sigue leyendo

Asunción de Santa María

Obra de Kiki Smith

La celebración de hoy es un verdadero descanso para el espíritu. Nuestro aspiración de vivir desde la plenitud del ser, es ya una realidad cumplida. Somos invitados a celebrar esta Eucaristía y este día de fiesta con verdadera alegría, con gozo íntimo en el corazón, con los ojos clavados en esta certeza que es lo que da sentido a nuestro vivir de cada día, tantas veces frustrante y agotador.

Los miedos que atenazan, los deseos no encauzados, las frustraciones que nos sumergen en la amargura, permanecen agazapados y camuflados en los pliegues más íntimos de nuestro corazón. Nos hacen esclavos de las tendencias destructoras de nuestro falso yo, que nos seducen bajo apariencias falsas. El vacío, la decepción, el despecho y la angustia son los síntomas de esos comportamientos malsanos que brotan de nuestro corazón herido. Y aunque es verdad que la mayoría de las veces los temores y deseos aguardan ocultos, pueden aparecer hacia fuera disfrazados de sinceridad, verdad y coherencia. Sigue leyendo

Segunda “andaina”

La segunda “andaina” por las tierras del Cister, en Sobrado, se celebró el pasado sábado, día 10 de Agosto, festividad de San Lorenzo.

Las predicciones eran malas: lluvia y frío. A pesar de éstas, casi cuarenta valientes desafían esas desfavorables condiciones climatológicas.

Una vez que las campanas del monasterio hubieran señalando las diez de la mañana, el grupo se pone en marcha hacia un escenario de película: la carballeira de la “casa do gado”

El carballo de Portacal, majestuoso y centenario, será nuestra segunda parada.

Pasamos frente a las modernas instalaciones del recientemente inaugurado Museo de Bea Rey. Sigue leyendo

Solo el amor es vidente

Pascua | Enrique Mirones, monje de Sobrado | 2017

«La fe es fundamento de lo que se espera, y garantía de lo que no se ve» (Heb 11,1). Dice el Principito: «He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos». El hombre o la mujer de fe es alguien que vive conectado con su corazón, que se ejercita en la mirada interior, que aprende a ver lo invisible, porque, en definitiva, solo el amor es vidente.

Es sorprendente observar cómo los patriarcas, depositarios de la fe en el Dios bíblico, han “custodiado” esa fe viajando, llevando una existencia nómada. Dios se convierte en “su Dios” sólo cuando dejan de pensar en volver hacia atrás para recuperar lo que han dejado, y tienden hacia la ciudad preparada por Dios para ellos. Salieron de su tierra sin saber adónde iban – la luz del corazón fue la que les alumbró el camino, paso tras paso. No se consideraban depositarios y guardianes de los pensamientos de Dios o de una doctrina sobre Dios, pero se sentían tocados por sus promesas. Dios se hace camino y compañía en el caminar, se revela en el corazón del peregrino. «Yo, hermanos, no me hago ilusiones de haber alcanzado la meta; pero, eso sí, olvidando lo que he dejado atrás, me lanzo de lleno a la consecución de lo que está delante (…) Esto deberíamos pensar cuantos presumimos de maduros en la fe» (Fil 3,13.15). En el camino de la fe somos todos principiantes, todos estamos en camino. Sigue leyendo

Primera “andaina”

Como en años anteriores el Ayuntamiento de Sobrado organiza, a lo largo de este mes de Agosto, tres rutas de senderismo por estas tierras del Cister.

La primera “andaina” se celebró el pasado sábado, día 3.

Puntuales, a las diez de la mañana, se concentraban en la plaza del pueblo hasta cincuenta personas (y un perro) para iniciar la ruta hacia Carelle, siguiendo el Camino hacia Santiago de Compostela. Regresando a Sobrado por Pedra Lobeira. En total unos catorce kilómetros.

Buen día para caminar y buen ambiente de camaradería.

Tocaban las campanas del Monasterio señalando la una de la tarde, cuando el grupo se reunía, de regreso, otra vez en la plaza.

Aprovechamos para inmortalizar el momento con la tradicional foto de grupo. Sigue leyendo

Las riquezas del corazón

Creerse solo en el mundo es una actitud insensata. Existe una solidaridad entre los hombres y los pueblos sin la cual es imposible vivir con Dios. El Evangelio es inequívoco. Los verdaderos graneros se llenan con las riquezas del corazón.

Si hay un mal en el mundo que es origen de todos los desórdenes, sufrimientos y desastres, pienso que es el egoísmo. El centramiento en uno mismo. Creerse único en el mundo, como decía al principio. Egoísmo viene de ego, yo, pero no del yo verdadero de la persona sino de un yo falso, elaborado a lo largo de los años y que trata de evitar, ocultar o disimular e incluso intenta eliminar aspectos negativos que disgustan, y que por tanto no son admitidos, pero si perfectamente reconocido y condenados en los demás.

Hoy la Palabra que se nos ha proclamado, trata precisamente de eso: de todo aquello que las personas tratan de constituir en decisivo e importante y cuya posesión fortalece su falsa identidad. Y en todo ese proceso la persona es el centro de todo y de todos como si los demás no existiesen. Sigue leyendo

Vivir como hijos del “Abba”

El Padrenuestro nos pone en contacto directo con la manera que Jesús tenía de entender a Dios. Jesús se comprende a sí mismo en total dependencia de Dios, del que todo lo recibe, y como total apertura a Dios: mi alimento es hacer la voluntad del Padre (Jn 4, 34). Abba, Papá, es la expresión que engloba lo que Dios es para Jesús y que va a manifestarse en su manera de ser y de estar en el mundo como el Hijo Amado del Padre.

Jesús tiene una actitud confiada ante la vida. Los evangelios nos lo describen sintiéndose seguro, protegido, amparado, sostenido por Alguien que le ama en lo más profundo de sí mismo. Si siente miedos en las amenazas, no los teme. Caerán a tu izquierda mil, diez mil a tu derecha, a ti no te alcanzarán (Sal. 90). Este sentirse y saberse amado en las mismísimas entrañas, le hace ver todo el acontecer de la vida con bondad y con benevolencia. Es la actitud de confianza que tiene el niño que se sabe amado por su madre. Es una actitud que, fundamentalmente, genera el amor materno. El Padre de Jesús también es Madre. Sigue leyendo

La grandeza de ser servidores

Lavatorio de los pies | Xaime Lamas, monje de Sobrado

Siempre que celebramos la fiesta de un apóstol, automáticamente nuestra mente nos lleva a los primeros momentos de la comunidad de Jesús de Nazaret, y, siempre, sin quererlo, pensamos en lo maravilloso que tuvo que ser formar parte del grupo de discípulos, idealizando hasta lo imposible aquella primera comunidad, como si en ella hubiera una comunión perfecta sin ningún tipo de aristas. A lo largo de la historia se trabajó para presentarnos esa comunidad ideal, tanto en la literatura como en el arte. Un pequeño ejemplo: A Caravaggio le encargaron pintar un San Mateo para una iglesia de Roma, cuando lo acabó y fue a entregarlo se lo rechazaron porque pintara un personaje sin gracia y vulgar y no con la belleza, nobleza y la espiritualidad de un apóstol y evangelista. No nos gusta que  nos pongan la verdad delante de los ojos y así nos convertimos en eternos pigmaliones que damos forma y figura a nuestros gustos e intereses, tanto la vida de los personajes históricos como de su doctrina.

La comunidad de Jesús de Nazaret no tenía nada de ideal, de hecho, no existe  ninguna comunidad ideal, y Dios nos libre de ellas. Una lectura de los Evangelios, de los Hechos y de las Cartas de Pablo, por muy superficial que sea, nos muestran comunidades de hombres y mujeres maravillosamente humanas, maravillosamente débiles y maravillosamente pobres y la mayoría de ellas, maravillosamente ignorantes. Era por eso que tenían un corazón bien dispuesto para recibir la enseñanza del Maestro. Pero cuidado, no les fue fácil, y en más de una ocasión Jesús se enojó con ellos y tuvo que reñirles porque eran duros de cerviz para comprender sus palabras y su modo de actuar. Sigue leyendo