¿Hay vida antes de la muerte?

Cuaresma V | Enrique Mirones | 2017

Jesús conmovido por la muerte de su amigo nos confiesa cómo entiende y encara la muerte y, lo que es más importante, cómo entiende y encara la vida. Marta piensa que Jesús quiere consolarla con la esperanza en el más allá, pero Jesús le habla de un retorno inmediato a la vida. El evangelio nos habla de la Vida que solo puede ser alcanzada después de haber aceptado la muerte.

La vida es vivir. No es una cosa; es un proceso. No hay otra forma de conocer lo que es la vida más que viviendo, estando vivo, fluyendo, discurriendo con ella. Si buscas el significado de la vida en algún dogma, en una determinada filosofía, en una teología, da por seguro que te perderás lo que es la vida y su significado. La vida no te está esperando en ninguna parte; te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas, esa es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás. El ser humano ha estado haciendo esto durante siglos. Los conceptos se han vuelto muy importantes, las explicaciones se han vuelto muy importantes y lo real ha sido olvidado por completo. De hecho no vemos lo que ya está aquí, queremos racionalizaciones.

Nadie puede darte el significado de tu vida. Es tu vida, y el significado ha de ser también el tuyo. Nadie más que tú puede encontrarlo. Es tu vida y solamente es accesible a ti. Solamente en el vivir te será revelado el misterio. No lo busques en ninguna otra parte. No lo busques en nadie, no lo busques en los libros, no lo busques en inteligentes explicaciones; son sólo justificaciones, no explican nada. Simplemente atiborran tu cabeza vacía, no te hacen consciente de lo que es. Y cuanto más tienes la cabeza atiborrada de conocimiento muerto, más torpe y estúpido te vuelves. Desgraciadamente el conocimiento hace a la gente estúpida, adormece su sensibilidad. Se atiborra de él, carga con él, refuerza su personaje con él, pero no le aporta luz y no le indica el camino.

La vida ya está burbujeando en tu interior. Solamente puedes contactar con ella allí. El templo no está en el exterior; tú eres su santuario. Si quieres saber lo que es la vida, nunca la busques en lo exterior, nunca trates de descubrirla en alguien. El significado no puede ser comunicado de ese modo. Si le preguntas a alguien sabio sobre el significado de la vida, casi seguro que te remitirá a ti mismo, a tu maestro interior.

Y una vez que sepas lo que es la vida sabrás, lo que es la muerte. La muerte es parte del mismo proceso. Por lo general creemos que la muerte llega al final y que se opone a la vida; por lo general creemos que la muerte es el enemigo, pero la muerte no es el enemigo. Y si consideras a la muerte como el enemigo eso simplemente demuestra que no has sido capaz de saber lo que es la vida. La muerte no es el fin de la vida; de hecho es una culminación de la vida, la cresta de la vida, el clímax, el gran final. La muerte es, en efecto, un proceso de renovación. Y la muerte sucede a cada instante. El hombre que ha comprendido lo que es su vida, permite que la muerte suceda, le da la bienvenida. Muere a cada instante y a cada instante resucita. Su cruz y su resurrección suceden continuamente como un proceso. Muere al pasado a cada momento y nace una y otra vez al futuro. Si observas lo que es la vida podrás saber lo que es la muerte. Si comprendes lo que es la muerte, solamente entonces serás capaz de comprender lo que es la vida. Si realmente deseas vivir has de estar dispuesto a morir. ¿Alguna vez te has preguntado quién en ti teme a la muerte?

El significado de la pasión de Jesús es muy simple: todo el mundo ha de acarrear continuamente con su muerte, todo el mundo ha de morir a cada momento, todo el mundo ha de estar en la cruz porque éste es el único modo de vivir plenamente, totalmente. Siempre que te encuentres con un momento de total vitalidad, de repente también verás ahí a la muerte. Sucede en el amor. ¿De dónde proviene este temor al amor? Se debe a que cuando realmente amas a alguien, tu hombre viejo empieza a desaparecer y a fundirse. No puedes amar con el hombre viejo; el hombre viejo se convierte en la barrera. La muerte del hombre viejo no es tu muerte. La muerte del hombre viejo es en realidad tu posibilidad de vida.

Al movernos en el tiempo, el polvo de las experiencias, del conocimiento, de la vida vivida, del pasado, se acumula. Ese polvo se convierte en tu hombre viejo. Al acumularse, se convierte en una cáscara que necesita ser quebrada y hecha añicos. Por eso tienes que morir continuamente, cada día, o mejor, a cada instante, de forma que esta cáscara nunca se convierta en una prisión. El hombre viejo teme al amor porque en el amor la vida alcanza su culminación. Pero siempre que hay una culminación de la vida también hay una culminación de la muerte. Van de la mano. En el amor mueres y renaces.

Aquellos que han mirado en su propio interior, aquellos que han descubierto quién son, llegan a descubrir un proceso eterno, sin fin. La vida es un proceso sin tiempo, más allá del tiempo. La muerte forma parte de él. Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre.

6 comentarios en “¿Hay vida antes de la muerte?

  1. Carlos Martin dijo:

    Verdaderamente, esta reflexión de Cuaresma en torno a la vida-muerte-vida… es la más esperanzadora que he leído en mucho tiempo. El compromiso que nos propone es radical, como lo es el hecho de mirar de frente, erguido, sereno. En efecto, la experiencia y el conocimiento pueden ser «una cáscara» y una vida vivida con honestidad significa romperla y así nacer y morir.

    Gracias de corazón

    Nota: Excelentes los guiños al Oriente más espiritual.

  2. Mane dijo:

    La vida es vivir! Es un proceso. Parece fácil pero no lo es,es bien complicado y,en ese vivir me será revelado el misterio? No siempre escucho. Sí me he preguntado y me pregunto si me da miedo la muerte y por que,no tengo respuesta. La vida es un misterio y, la muerte aún mucho mayor. Esta profunda reflexión que has hecho sobre vida muerte vida,aunque complicada,si me ha llevado a mi a pensar más profundamente en ello y,esto es bueno para mi. Gracias por ello

  3. Bea dijo:

    Es de una inmensa y natural densidad. Es sumamente tranquilizadora. Relaja. Anima. Como dice Carlos Martín hace guiños al sosegante oriente. Y no tengo nada mas que decir Gracias..

  4. Alicia dijo:

    Leo y releo la reflexión y me ayuda a saborear la continuidad entre vida-muerte -Vida; entre el «ya y todavía no»….
    Vivir es de alta responsabilidad. Una vez más, gracias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.