Santiago Apóstol

Santiago el Mayor en oración | Rembrandt | 1661

1
La madre de los Zebedeo vio cómo el profeta de Nazaret se llevaba consigo a dos de sus hijos, que dejaron al padre solo con sus jornaleros.

El hueco en el hogar se hizo sentir, qué duda cabe. Mas, pensando en el futuro que se les podría abrir, ella misma se adelanta a intervenir directamente acompañándolos ante Jesús.
Mujer, ¿qué quieres?, le pregunta el Maestro.

Ni corta ni perezosa, aprovecha la oportunidad y pide para ellos los cargos más ventajosos de la nueva situación, de ese Reino inminente que se anuncia y predica: ¨Uno a tu derecha y otro a tu izquierda¨ Sigue leyendo

La Fuente que nos nutre

Fuente del Hospital de la Sta. Creu de Barcelona | Fotografía de Manuel Torres Garcia

Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco, decía hoy Jesús a los apóstoles. El verano, tiempo de vacaciones, es un momento muy propicio para reflexionar sobre la necesidad y la urgencia que tenemos todos de descansar.

Pero, ¿de qué tenemos que descansar? Un himno litúrgico que cantamos en el oficio de vísperas comienza así: Vengo Señor cansado del trabajo, cansado de la lucha y de mí mismo… Para eso precisamente son las vacaciones para descansar del trabajo, de la lucha y de uno mismo, porque a menudo detectamos una fatiga que nos hace perder lucidez mental, que nos pone ansiosos y que mantiene nuestro ánimo bajo mínimos. Por eso, necesitamos pararnos, recogernos para tomar distancia de lo que estamos viviendo, para sacudirnos el polvo que se nos va adhiriendo a lo largo del camino. Necesitamos descansar para dejar de sentirnos espesos, como si estuviéramos soportando una pesada carga que no acertamos a saber muy bien a qué se debe. Sigue leyendo

San Benito

Visión de San Benito | Giovanni del Biondo | 1360

Celebrar una año más a San Benito es para nosotros motivo de alegría y agradecimiento. Tenemos hoy la oportunidad de poder hacer memoria viva de este hombre carismático que nos motiva a seguir siendo discípulos en la ‘escuela del servicio divino’, buscadores que se preguntan, que inquieren, que dudan, mientras van aprendiendo a tener paciencia, a saber esperar, a no conformarse con repetir lo que otros han vivido. Benito nos recuerda nuestra vocación de buscadores apasionados por el Evangelio que quieren contribuir humildemente a gestar esta humanidad nueva que, entre tanta confusión e incertidumbre, está surgiendo en nuestro tiempo. Sigue leyendo

Aviso – día de San Benito

 

Abadía de Subiaco – Italia

El próximo domingo día 11 de julio, la comunidad celebra la solemnidad de San Benito. La misa comunitaria será a las 8:00 de la mañana y también habrá misa a las 11:00 de la mañana como todos los domingos, que será presidida por un monje pero sin la asistencia de la comunidad.

Las fracturas que la vida nos ofrece

Retrato doloroso | Enrique Mirones, monje de Sobrado | 1993

«¿De dónde le viene a éste todo esto?» (Mc 6,2). Los paisanos de Jesús admiten «todo esto»: reconocen que se encuentran ante algo excepcional. Si se hubieran abierto a este interrogante, si se hubieran puesto a la búsqueda del «de dónde», habrían llegado lejos. Pero han preferido quedarse entrampados en su pequeño pueblo.

«¿No es este el carpintero…?» – van a buscar la respuesta en lo conocido y demasiado apresuradamente. Sabían la respuesta antes de hacerse la pregunta. No mantienen el problema abierto, sino que le dan una respuesta prematura encasillando a Jesús en categorías conocidas.

Es el equívoco de siempre: la prisa por «encerrar» los problemas molestos en aquello que se sabe ya, en vez de mantenerlos abiertos en una actitud de búsqueda y de paciente espera hacia lo que todavía no se conoce. Se tiene necesidad de tapar apresuradamente las grietas que se abren en nuestro espíritu recurriendo a materiales que se tienen al alcance de la mano y que aseguran un cierre definitivo. De este modo perdemos oportunidades preciosas que la vida nos ofrece para ver más allá de nuestros condicionamientos. No es para nada evidente que estemos abiertos a la verdad. Sigue leyendo

El inmenso poder del contacto amoroso

Obra de Rima Salamoun | 2006

Un jefe de la sinagoga, llamado Jairo, al ver a Jesús, se echó a sus pies, rogándole con insistencia: ‘Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva’.

La escena nos conmueve y nos llega hasta las entrañas. El anuncio de la muerte, la posibilidad de perder a alguien querido, nos halla siempre desprevenidos. Incluso aunque no sea la muerte física misma, siempre que la vida nos pone en trance de despedida, sufrimos por ello. El dolor y la tristeza aparecen con toda su majestad y hondura. La tristeza es como una de esas visitas pesadas e inoportunas que nunca tienen prisa por marcharse. Nos deja prostrados en la desolación, deforma nuestras percepciones, seca la vida, mata el crecimiento, marchita el Espíritu.

A alguien que se encuentra hundido, le resulta difícil comunicarse, encontrar a quien verdaderamente le escuche y acoja serenamente su llanto. Solemos asustamos cuando vemos llorar a otros y, por eso, enseguida tratamos de distraerlos. Pero cuando damos falsos consuelos, dejamos al otro más hundido en su aislamiento. Sigue leyendo

Vamos a la otra orilla

Luis Acosta y Ángel Jesús, hondureños, intentando llegar a los Estados Unidos | Fotografía de Adrees Latif | octubre 2018

Quién es este
a quien el viento y el mar
obedecen

Mc 4, 35-40

El domingo pasado, el evangelio de Mc nos presentaba a un Jesús Maestro
espléndido.

Busca expresarse con claridad meridiana y sencillez de persona cálida, en parábolas plásticas y elocuentes.

Predicador del Reino, su pregunta frecuente es a qué lo compararé, qué elemento de la vida ordinaria puede expresar, con atrayente cercanía, lo que sucede en él.

Hoy, nos presenta al Taumaturgo, al gran benefactor que pasa haciendo el bien por doquier. Sigue leyendo

Volver a las parábolas de Jesús

Finca del Monasterio

Marcos relata muy pocas parábolas (7), en comparación con Mateo (26) y Lucas (21) De las siete, seis se repiten en Mateo y Lucas, y una es propia de Marcos sin paralelo en ningún otro evangelio. Se trata de la primera que leemos en el evangelio de hoy (el grano que crece de noche). La segunda, el grano de mostaza, tiene su paralelo en Mateo 13 y Lucas 13, con redacción prácticamente idéntica. Y Marcos ofrece un final (que también cita Mateo (cp.13,34):

“Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle; no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado.”

De todo esto concluimos que las parábolas muestran el estilo de Jesús. Sigue leyendo

Corpus Christi

La última cena | Kcho, Alexis Leiva Machado | 2011

Cuando Dios creó al hombre y a la mujer, cuando hizo los cuerpos, dijo que eran muy buenos. Dios se hizo corporal en medio de nosotros, un ser humano como nosotros. El cristianismo es la más corporal de las religiones. Jesús nos dio el sacramento de su cuerpo y prometió la resurrección de nuestros cuerpos. Dios se encarnó en Jesús, pero nosotros todavía estamos aprendiendo a encarnarnos en nuestros propios cuerpos.

El cuerpo no es simplemente una cosa que poseo, soy yo, es mi ser como don recibido de mis padres, y de sus padres antes de ellos, y en última instancia de Dios. La Eucaristía, se centra en el don del cuerpo. Por eso cuando Jesús dice en la Última Cena ‘esto es mi cuerpo, que será entregado por vosotros’, no está disponiendo de algo que le pertenece, está pasando a los demás el don que Él es. Su ser, su vida, es un don del Padre que Él nos está transmitiendo. Sigue leyendo