Un cuestión ineludible: ser o no ser

Hamlet y Horacio en el cementerio | Eugène Delacroix | 1839

Aunque parezca rimbombante y en las alturas, la pregunta tan conocida que se hace el Hamlet de Shakespeare, es una cuestión ineludible para todos: ser o no ser. Padecemos una profunda falta de ser. Tenemos necesidad de poseer una identidad, de saber quiénes somos, de existir a nuestros propios ojos y a los de los demás. Nacemos con una herida insondable e intentamos llenar ese vacío compensándolo con una identidad. Así es como nos fabricamos un ego, diferente del auténtico ser, de modo simi­lar a como se infla un globo. Este yo artificial requiere un gran gasto de energía para sostenerse; y, como es frágil, necesita ser defendido. Los límites de este globo se mantienen vigilados por ‘turnos de guardia’ que protegen esta identidad ficticia: ¡y ay de quien la discuta o la amenace!; ¡ay de quien la ponga en cuestión o entorpezca la expansión de nuestro yo!, pues se conver­tirá en objeto de sus violentas reacciones. El orgullo y la dureza siempre van unidos. Sigue leyendo

Santos Fundadores

Fotografía de Eilis Garvey | Unsplash

Partiendo de su inspiración y aprovechando el rico patrimonio que nos han legado, nuestros Padres nos invitan hoy a aportar novedad.  Se sienten llamados a ser ‘pobres con Cristo pobre’, para que en su vida aparezca lo esencial, lo auténtico, lo verdadero. Descubren en su propia vida que Dios es Amor, y que su presencia impregna de amor todas las cosas, como en una nueva creación, donde la naturaleza, la vida y el mundo de los hombres y de las mujeres, todo está empapado de ese Amor que es hermosura y bondad infinitas. Para ellos, la presencia de Jesús, del Hijo de Dios, encarnado entre ellos, resuena como un zumbido y una propuesta humanizadora que quiere tocar las carnes de cada uno de los monjes, de cada ser humano, hombre y mujer, para sanarnos, para encendernos, para poner en nuestros ojos un destello de luz y de ternura que nos convoque al gozo de ser humanos.

Mirando el mundo tal y como está, vemos que necesita una revolución ecológica, política, social y económica, pero fundamentalmente necesita una revolución del cuidado, del afecto y la ternura. Amamos poco y mal. Nuestro cuerpo, nuestra psicología y nuestro corazón ya no resisten más odio, desesperanza y egoísmo. Estamos hechos para el amor y no podemos con más desconfianza, más miedo y más indiferencia. Sigue leyendo

Reino e xustiza

La organización del Movimiento Agrario | Diego Rivera | 1926

castellano

Despois do bautismo de Xesús, San Mateo nos vai a meter de cheo na súa vida e na súa obra. Esmorece a voz do Bautista e se comenza a escoita-la voz de Xesús de Nazaret. Desaparece o paisaxe seco e sombrío do deserto de Xudea e ocupa o centro a beleza da verde Galilea.

Todo vai a dar un troco moi profundo na vida de Xesús. Seu tempo de vida oculta, de profunda reflexión, de busca e de oración no seu retiro no deserto de Xudea abriron unha visión, un coñecemento de Deus, da relixión e da situación do pobo completamente novo, e sinte a chamada a comunicar ó pobo a rica experiencia dos seus longos anos de aprendizaxe, vendo e observando a vida do pobo e a súas necesidades, súas esperanzas e de como era a súa relación con Deus a través da fe relixiosa de Israel. Sigue leyendo

A forza da mansedume

Agnus Dei | Francisco de Zurbarán | 1635-1640

castellano

«Velaí o Año de Deus, o que arrinca o pecado do mundo!» (Xn 1,29)

Ao poder do pecado -a forza da división e da destrución-, Deus contrapón non a forza senón a debilidade e a inocencia do año. E o mal perde terreo segundo avanza e ocupa espazo o año, que é unha criatura fráxil e vulnerable.

O año non ten pretensións, non desenfunda agresividade, non ensina os dentes, non mete medo, non posúe medios para facerse respectar, a súa voz non ten a máis mínima semellanza co ruxido do león e, con todo, ao final sae vitorioso. Diría que o año, na perspectiva evanxélica, mete medo ao lobo. Faille fuxir. A mansedume é a única capaz de prevalecer sobre a prepotencia.

O mal parece inexpugnable e, con todo, na súa arrogante armadura existe un punto débil. A súa mirada non consegue soportar a mirada da inocencia. O seu poder terrorífico non pode nada contra a forza desarmada do amor. Sigue leyendo

Hijos bienamados del Padre

Bautismo de Cristo | Georges Rouault

La fiesta del Bautismo del Señor cierra el ciclo de la gran manifestación, de la presentación de Jesús, de su revelación al mundo. La Visitación, el Nacimiento, la adoración de los pastores y los magos después, son pasos de esa gran Cristofanía, que no es sino la última y gran manifestación de Dios Padre al mundo, hecha en este caso de modo visible por sí mismo en el Hijo hecho carne.

Todas esas etapas son impresionantes, pero ninguna tan sorprendente como esta última: El Hijo de Dios aparece como el Siervo Doliente de Isaías, pobre y oculto entre los hombres pecadores, que acuden a la misericordia de Dios para que sus pecados sean perdonados por el bautismo de Juan.  Sigue leyendo

Todo colabora para el bien

Adoración de los Magos | sarcófago romano del siglo IV

Hace ya mucho tiempo, desde Oriente, siguiendo una estrella, vinieron unos Magos a Belén para adorar al recién nacido, Rey de los Judíos. El texto evangélico que se nos ha proclamado, está nutrido de material simbólico, que pretende presentar al Niño de Belén, como el Mesías, hijo de David, cuyo nacimiento marca un hito decisivo en la historia. Jesús será el ‘nuevo Moisés’ que, trascendiendo incluso los límites del pueblo judío, será reconocido y adorado por todas las naciones.

Nos encontramos con el mito arcaico de los buscadores de Dios a quienes les es manifestado lo divino. En el Evangelio se les manifiesta a los Magos. Hoy se nos manifiesta a nosotros. Somos nosotros los astrónomos que han seguido la luz en el cielo. La Epifanía tiene lugar hoy en nosotros. La vida divina quiere manifestarse en nosotros. El mito de los sabios caracteriza nuestra vida aquí y ahora. Venimos andando desde muy lejos, desde la oscuridad que emana de la vida cuando el centro es uno mismo. Desde esta oscuridad, el escenario de la vida presenta un aspecto irredento, irremediablemente desesperanzador. Sigue leyendo

Veinte miradas sobre el Niño Jesús


Olivier Messiaen (Aviñón 1908-Clichy, 1992): Veinte miradas sobre el Niño Jesús
Estreno, París, 26 de marzo de 1945 por Yvonne Loriod

Ashley Hribar, piano.
Grabación: De Toozaal. Hertogenbosch (Holanda), 2012 Sigue leyendo

Con una mirada larga y amorosa

Oratorio del Monasterio de Sobrado

El mensaje de la Navidad aparece hoy como demasiado bello para ser verdad. Atrapados como estamos entre ese doble frente de la tragedia del mundo, por una parte, y del cansancio, impotencia y desilusión de nuestro propio corazón, por otra, nos cuesta mucho creer que Dios tenga todavía alguna posibilidad con nosotros, alguna palabra transformadora que dirigirnos, algún consuelo que ofrecernos. ¿No es acaso de noche, dentro y fuera? ¿No nos cerca una densa herejía emocional que pone en entredicho cualquiera pretendida palabra de Dios al mundo, cualquiera supuesta salvación?

Si alguna posibilidad nos queda de ver todavía a Dios del lado nuestro, al lado de tantas víctimas, esta posibilidad está vinculada al Establo de Belén y al Niño que nace en él. Para encontrar a Dios en todas las cosas, y por lo tanto también en este convulso mundo nuestro que rodea la Navidad actual, hay que haberlo encontrado en lo más hondo de la pobreza y desamparo en los que él mismo quiso nacer. Más abajo y más afuera del Establo de Belén y de la colina del Gólgota no se puede ir. Al nacer así, Dios se ha hecho hermano y compañero de todos aquellos a quienes la vida se les convierte en una amenaza continua de inseguridad, de sinsentido y de miedo. Es decir, se ha hecho compañero y hermano de todas las víctimas, compañero y hermano también nuestro. Sigue leyendo

La infancia de Cristo


Hector Berlioz (La Côte-Saint-André,1803-París, 1869): La infancia de Cristo. Trilogía sagrada, op.25
Estreno: París, 10 de diciembre de 1854.

Recitador y Un centurión: Jérémy Ovenden, tenor
Herodes: François Lis, bajo
José: Stépahne Degout, barítono
María: Stéphanie d’Oustrac, soprano
Polydorus y Un padre de familia: Nahuet di Pierro, bajo
Coro de Radio France
Orquesta Nacional de Francia
Director: James Conlon
Grabado en la basílica de Saint-Denis, París, el 31 de mayo de 2013

Letra en francés y en castellano

Primera Parte. El sueño de Herodes Sigue leyendo

Navidad

Fotografía de Senjuti Kundu | Unsplash

Cuando nos damos cuenta de que todo es un milagro, podemos vivir desde la gratitud y nos liberamos de la exigencia, de la nuestra y de la de los demás. La vida se convierte entonces en un regalo, es Navidad (Pedro Brañas)

Dios se ha hecho niño, y un niño no amenaza a nadie. Es sólo vida, inocencia y ternura. Más que ayudar a otros, necesita ser acogido y cuidado. De un Dios así, no tenemos nada que temer, al contario, nos conmueve de confianza.

Casi todo el mundo se siente reanimado ante la presencia de un bebé. Incluso la persona más hosca se enternece con la risita de un niño. La ingenuidad es parte del encanto y de la atracción de un bebé; es la entraña de su inocencia. Los niños, por naturaleza, piensan que el mundo es amistoso. Para ellos todo es posible. Son espontáneos y están llenos de expectación hacia la vida. Todo es interesante y emocionante. La chispa natural de la que goza el niño, le empuja a experimentar, saber, explorar, observar y tocar. Su curiosidad le conduce al descubrimiento de sus manos, su nariz, sus labios, sus genitales, sus dedos. Sigue leyendo